Errores comunes a la hora de estudiar: Higiene de estudio

Niño estudiando pensativo

Seguro que has tenido esa sensación, tras unas cuantas horas de estudio y el consecuente embotamiento, que no ha sido fructífero para nada. ¡Bajonaco! En el 99% este déficit a la hora de estudiar se produce por una falta de Higiene de Estudio: no saber hacer un buen planteamiento del estudio así como un óptimo desarrollo del mismo lleva al, como dicen Trancas y Barrancas, ¡FRACASO ABSOLUTO!

¿Qué significa Higiene de Estudio?

No te vayas a creer que sólo existe la higiene corporal. Ni mucho menos. De hecho, la Higiene de estudio es tan importante como la corporal. Este término se refiere a la calidad del estudio en relación al tiempo que se tiene para obtener un resultado efectivo.

Es decir, la Higiene del Estudio va en la línea de estudiar menos tiempo pero de forma eficiente que no dedicarle horas y horas con resultados pésimos. Se trata de conseguir el máximo beneficio con el mínimo gasto. Saber ordenar el tiempo y distribuir las prioridades.

Para ello, como todo buen sistema, hay una serie de pasos a seguir.

Paso 1. Pre-estudio

Mujer leyendo en un espacio cómodo
Elige un espacio que te resulte cómodo y evite distracciones

Bye bye Mobile

Creemos que a todos se nos viene a la mente a qué nos referimos cuando hablamos de prepararnos para el estudio: DEJA EL MÓVIL como si hubiese interpuesto una orden de alejamiento de 2 km. Es el doble filo de las nuevas tecnologías: sirven para lo mejor y para lo peor, que le vamos a hacer. Pon en on el Modo Avión (o Modo Motivavión, como quieras)

Planifica y prioriza tu tiempo de estudio

Dejada clara esta primera norma, en este paso nos referimos también a la buena planificación del estudio. A no ser que en ti se encuentre el primer ser humano capaz de empollarse toda una oposición la noche de antes (en tal caso vete a “Tú Si Que Vales”), debes ser ordenado y establecer unas prioridades de estudio. Sírvete de unos esquemas que te hagan ver, de forma rápida, el volumen del temario y empieza a distribuirlo en el tiempo. Nadie te conoce mejor que tú, por lo que sé consciente de tu capacidad para estudiar y establece objetivos reales, es decir, cantidad de temario que de verdad sepas que vas a estudiar en un tiempo prudencial. No intentes ni abarcar mucho ni pecar de vaguería.

Lugar de estudio

Otro aspecto a destacar en este paso pre-estudio es el lugar donde vamos a estudiar. No vamos a hacer una comparativa de cuál es mejor o peor porque cada uno es un mundo. Por ejemplo, en Smolky, Víctor es más de estudiar en casa y Nuria en una biblioteca. Debes estudiar en un sitio donde te sientas cómodo y veas que aprovechas de verdad tu tiempo. Lo que sí es importante y debes tener muy en cuenta es que el lugar elegido debe cumplir, como mínimo, alguno de estos preceptos:

  • Debe favorecer la concentración (silencioso)
  • Debe ser luminoso
  • Debe ser espacioso (espacio de persona a persona y espacio para que todo tu material de estudio esté a mano)
  • Debe ofrecer pocas tentaciones (sobre todo alimenticias)
  • Aunque esta es menos opcional, es conveniente que el espacio de estudio esté impregnado de colores fríos ya que favorecen la concentración y las capacidades cognitivas

Hora de estudio

Elegir bien las horas de estudio puede ser fundamental para conseguir el mejor resultado. Sin duda, las mejores horas para estudiar son las de la mañana ya que tu mente estará 100% descansada y fresca para abarcar tal tarea. Y si conviertes este horario en una rutina tendrás el doble de beneficio ya que eliminas de un plumazo la pereza.

Cuidado con comer demasiado

Típico error cuando vas a estudiar: te has puesto a desayunar/comer/cenar como si no hubiera mañana y ahora no hay quién le diga a tus párpados que el telón aún no se cierra. Come algo ligero pero que te permita tener la energía suficiente para estudiar. En cuanto a bebidas energéticas, nosotros no somos muy partidarios porque donde se ponga un buen café (¡uno!) que se quite lo demás.

Mentalízate para estudiar

Por último y, pese a que parezca evidente, tienes que disponer a tu cabeza para el estudio. Mente descansada, relajada y centrada en la tarea que va a acometer. Hay muchas horas al día para pensar en planes, citas, Instagram…pero este momento previo al estudio debes conseguir focalizar toda tu atención y no dejar que el ruido nuble tu mente (muy Confucio esto último, we know).

Paso 2. Estudio

Chico estudiando de noche
Mantén la concentración sin olvidar hacer descansos frecuentes

Nos metemos de lleno en el estudio. Tenemos nuestros planning de estudio hecho, nuestro móvil de vacaciones bien lejos, nuestro material a mano, estamos en el lugar que más nos ayuda a estudiar y mentalizados para ello. We’re ready.

Dudas y preguntas

Durante el desarrollo del estudio, posiblemente te surjan dudas, preguntas o mil cosas que te hagan distraerte. Si no son de vital importancia, apúntalas y trata de resoverlas luego.

Estudiar escuchando música

Si eres de los afortunados que consigue estudiar escuchando música relajante, adelante, pero cuidado con las canciones demasiado movidas o con letra.

Reglas mnemotécnicas

No trates de memorizar todo al pie de la letra para luego soltarlo como un loro. Es una técnica de estudio pésima. Primero es necesaria una lectura previa que ayude a comprender lo que estás estudiando. Trata de buscar un caso práctico que case con lo que estás leyendo. Así será mucho más sencillo ya que lo estudiado queda asociado a un caso real de tu vida. Esto se engloba dentro de las reglas mnemotécnicas para un estudio eficiente de la materia. Nosotros, por ejemplo, asociamos colores a temas de la oposición para que en el examen podamos ubicar mentalmente lo que nos preguntan (es decir, hacer mapas mentales).

Timeout: tiempo de descanso

Descansa cada 1 hora y 30 minutos durante un tiempo prudencial (20 minutos es más que suficiente). Busca algo que te ayude a desconectar pero que sepas que no te llevará mucho tiempo. EPIC ERROR: rescatar el móvil de exilio para liarte a hablar por Whatsapp…puedes no volver nunca al estudio. Nosotros nos ponemos un capítulo de Big Bang Theory que sabemos que de 20 minutitos no pasa mientras picamos algo ligero (nada de saqueos de nevera a mano armada)

Paso 3. Post-estudio y repaso

Mujer estudiando mientras mira por la ventana
Repasa de forma organizada siguiendo un esquema. Es la mejor forma

Posiblemente tengas la cabeza saturada de información y saber cómo soltarla es importante. Lo duro ya está hecho, ahora solo falta afianzar todo ese conocimiento

Pregúntate la lección

¿Te acuerdas de pequeño que ibas corriendo a pedir a tus padres que te preguntasen la lección? Hoy esa acción la puedes hacer tú misma, frente al espejo por ejemplo. Nosotrxs tenemos el vicio de dar paseos mientras repasamos, manías de cada uno, a saber.

Organiza el repaso

Es esencial reordenar lo estudiado siguiendo un esquema. Puedes hacer uso perfectamente del croquis previo al estudio y así seguir un orden marcado. Aquí juega un papel esencial la pauta que os recomendábamos antes: asociar cada tema de estudio con un color, una idea…

Stop agobios

No te agobies si ves que no cumples el objetivo marcado para ese día. Esto no es una prueba donde existe castigo por no llegar a lo que previamente habías establecido. No hagas de juez (a no ser que estés estudiando para ello jeje) de ti mismo.

Date el reconomiento que mereces

Felicítate por haber estudiado ese día, hayas llegado al objetivo marcado o no. Mañana será otro día. Acabar con la mente en positivo ayudará a que el día siguiente lo afrontes con optimismo y energía. No hagas que suponga un lastre estudiar más de lo que ya es. ¡Incluso puedes darte algún caprichito a modo de premio!

Conclusiones

Todos tenemos amigos que, estudiando la mitad que tú, obtienen el doble de resultado. Bueno, se les da bien estudiar, simplemente, cada uno es bueno en algo. Pero no por ello te agobies por compararte con ellos. Tú eres tú. Llana y simplemente.

Lo mismo pasa con el tiempo de estudio. No por estudiar más tiempo significa que vayas a retener mayor información. Es un error de lo más común ya que el estudio se mide por la calidad del mismo en relación al tiempo empleado. Una mente saturada no será efectiva en ninguno de los casos.

Descanso como contrapeso del estudio. Una cosa va de la mano de la otra. Dale respiro a tu mente o ella no le dará respiro a tu estudio.

Elige un lugar cómodo donde no haya ningún tipo de distracción. Del mismo modo, prepara todos los materiales con anterioridad que vayas a necesitas para estudiar y así evitar tener que levantarte para coger cualquier cosa.

Y tú, ¿tienes una buena higiene de estudio?

Queremos saber si vosotros también cometéis estos errores comunes o si por el contrario seguís una buena línea que permite un estudio efectivo. Os leemos en los comentarios 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.